Niños y niñas desvinculados de los grupos armados ilegales se encuentran de nuevo con sus familias

Natalia, nuestra Directora de Proyectos en Bogotá, observa a niños y niñas desvinculados de los grupos armados ilegales encontrarse de nuevo con sus familias

En Colombia no se sabe realmente cuántos niños, niñas y jóvenes hacen parte hoy en día de los grupos armados ilegales. Tampoco se sabe exactamente cuántos de ellos deciden salirse del grupo, escaparse, o cuántos son entregados. Lo que si sabe es que en algún momento dejaron a sus familias de origen, a sus lugares de estudio y de juego para entrar a estos grupos, y que algunos de los que han salido están siendo atendidos por una de las 8 fundaciones colombianas que aplican el programa Hogar Tutor. Una de esas fundaciones es CRAN, nuestro nuevo aliado y ellos me invitaron a participar en una actividad con algunos de los jóvenes desvinculados que están atendiendo.

Se trataba de un encuentro con las familias de origen de los jóvenes. Es decir, con las familias que dejaron hace unos años o meses y que en su mayoría no habían vuelto a ver.

La actividad era sencilla: mientras los papás, mamás, abuelos, hermanos, primos o tíos esperaban en un salón, el equipo de CRAN presentaba un video de cada joven, en el que le daban la bienvenida a sus familiares y les decían lo que esperaban del encuentro. Cuando cada video terminaba, entraba el joven y su familia lo recibía. Se saludaban y se sentaban juntos mientras se presentaba el siguiente video.

FO_diary_Autumn_15

Mientras veía como entraba cada joven, cómo se abrazaban y decían palabras de bienvenida, pensaba en lo fuertes que son estos jóvenes, en la cantidad de situaciones que han tenido que vivir en los pocos 13 o 17 años que tienen, y en todas las que les faltan para realmente poder cambiar sus días. Pensaba en lo diferentes que somos todos los colombianos, pues incluso entró una joven indígena que su familia no saludó, pero su madre le dio la silla donde estaba sentada para que quedara en medio de ella y de su padre que no levantaba los ojos del piso. Pensaba en lo afortunada que soy por tener la oportunidad de estar en ese espacio, conociendo esas historias, y en todo lo que debo aprender y hacer  ayudar a estos jóvenes a tener una inclusión social real, positiva y duradera.

Advertisements
This entry was posted in Projects & Field Office Reports and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s